jueves, septiembre 20, 2007

El humor y el Absurdo

(este texto todavía requiere trabajo; deje en los comentarios sus observaciones sobre como mejorar la redacción, y lo vamos modificando entre todos, hasta que tenga sentido)

La Real Academia define el absurdo como algo irracional y opuesto a la razón. Si bien esto es cierto, el ser humano no soporta la falta de orden, por lo que en realidad el absurdo es un cambio de lógica en un universo predeterminado. Lo más cercano a la irracionalidad que somos capaces de soportar es el surrealismo, y allí reside toda la gracia de dicho movimiento.

El absurdo es, entonces, un cambio es las normas del universo. Un cambio que no necesariamente tiene que notarse, pero que inconscientemente notamos y aceptamos. El absurdo es la base de todo nuestro sistema representacional, y realmente podemos convivir fácilmente con él. Es absurdo pensar que la gente cambie de tamaño, y exista sólo en sus partes, pero ya todos comprendemos las lógicas del cine y la tv.

Aristóteles afirma que para generar humor hace falta destruir un valor. El humor negro es la forma más obvia de esto, pero por lo general los valores que rompemos son pequeñas vigas de nuestro sistema representacional. Por ejemplo, todos necesitamos un pequeño sistema de prejuicios para juzgar a la gente; forzar estos prejuicios a evidenciarse ( y por tanto a perder valor) es la razón por la que los chistes racistas son graciosos.

Las formas más bajas de humor juegan con los valores más básicos: los tabúes sociales simples., es decir, la escatología y el sexo. Cuando somos chicos comenzamos a desarrollar nuestro sentido cínico (la capacidad para despreciar nuestros propios sistemas de valores) jugando con estos tabúes que mamamos desde la cuna. Nuestras primeras bromas consisten simplemente en pronunciar como un mantra palabras como Culo, Mierda, Puta, etc.

En el momento en que el sexo se transforma en parte de nuestra vida, ya nadie se ríe ante estas palabras que dejaron de ser tabúes y secretas.

Ahora, sumerjámonos en la pregunta que origina este ensayo. ¿Qué es el humor absurdo? Un poco más arriba doy a entender que todo sería humor absurdo, porque todos nuestros valores se basan en absurdos que aceptamos. Pues bien, el humor absurdo requiere dar a entender un nuevo sistema valórico antes de destrozarlo. Las formas más simples de humor absurdo plantean situaciones simples que poco distan de nuestra forma normal de entender el mundo (Se encuentran Lady Di y la madre Teresa en el cielo…), y casi en seguida hacen una ruptura de los valores que acaban de instaurar; valores que, igualmente, no distaban mucho de los valores normales de nuestra forma normal de entendimiento.

Las formas más complejas de este humor (a mi entender, Leo Maslíah es el mejor exponente) juegan con los supuestos que nuestro cerebro plantea ni bien se le plantea cualquier situación, obligándonos a generar sistemas valóricos nuevos, y destruirlos en seguida cambiando los mismos por nuevos, que pasan a ser destruidos en seguida. La ilusión final es que no existe ningún sistema valórico en el cuento, pero quedándonos con toda la comodidad de la existencia del mismo.

Analicemos el cuento “cambio de cabezas” de Leo Maslíah. Este cuento plantea en seguida un primer absurdo, en el nombre de un personaje que nada tiene de anormal. “X camina. Sigue caminando”, comienza el cuento. Siguiendo la lógica planteada, el siguiente personaje tiene un nombre que pertenece al mismo universo: Z.

El siguiente absurdo es el pedido en sí del cambio de cabezas. Un gran absurdo que sería chocante si no estuviese planteado desde el título. Lo aceptamos en seguida, sonriendo. Aparece un nuevo personaje, llamado W, quién le dice Carlos a X. la risa no se hace esperar, ya que el absurdo nos devuelve a nuestra lógica normal para nombrar a la gente. Un mecanismo muy simple, en realidad, para un proceso tan complejo.

Después de esto, el cuento plantea un cambio en cada diálogo; un personaje cuestiona las razones del cambio de cabezas, cuando nosotros lo habíamos aceptado sin más.

Forzar la lógica con sucesivas vueltas de tuerca nos va sumergiendo en un universo que cambia su forma delante de nuestros ojos. Y así como el miedo de la montaña rusa es disfrutable por tenerlo bajo control, la irracionalidad es disfrutable porque muy en lo profundo la entendemos.

Y nos encanta.

4 comentarios:

CABEZAS dijo...

estupendo... Puta que anday activo gueon.



FACIL el manejo del absurdo y humor FACIL!!!





ti

Benín dijo...

Sobretonal

trompeta dijo...

ES MUY INTERESANTE EL ANALISIS QUE HACES DEL HUMOR.hay cosas que quizas tambien caben analizar como los gestos y las interpretaciones de un mismo chiste.¿ por que hay resultados diferentes cuando lo interpreta otra persona?,no solo en el chiste esta el humor incluso en quien lo ejecuta (ya sea un dibujo), pero jamaz se me hubiera ocurrido hacer un analisis del humor y eso "me encanta". hay otro tipo de humor que es perfectamente predecible e igualmente funciona , todos sabemos que es lo que va a decir "el Chavo" y sinembargo nos reimos y sabemos perfectamente la logica. No entiendo por que

Proyecto Langosta dijo...

Hasta que sea una verdad nueva... que pasa cuando el sistema de valores no puede ser roto... se enoja?

PD: Brillante!!!