jueves, julio 10, 2008

Trabajo Práctico de Histología N° 4

El perro está en el patio; llueve más que la mierda, pero él está ahí sentado, mirándome. Cada tanto baja la cabeza y levanta el culo para sacudirse inútilmente el agua. Se relame las gotas que caen desde su nariz.
No le voy a abrir, al desgraciado. Grandote imbécil, con esas lanas rastosas que tiene por pelo, con esa capacidad de ser desubicado en los peores momentos y correr por el living haciendo peligrar todos los adornitos de cerámica de la abuela.
Alrededor de su cucha, el suelo es un lodazal inmundo, un gran círculo de mugre y juguetes destrozados, cuyo radio es el largo de la soga que lo sostiene. La cucha la hice yo, sé que es lo suficientemente grande y cómoda, y que no tiene filtraciones. Perro pelotudo, mojándose en el patio, mirándome, en lugar de meterse adentro hasta que amaine.
La ventana de mi habitación da al patio, y no tiene cortinas. Yo tengo que hacer este trabajo para histología, y no puedo no estar acá, junto a la ventana, donde el perro me mira y espera.
Bueno, podría irme a la computadora del living, pero ahí no hay internet, y no puedo evadirme de hacer mi trabajo mirando blogs. Me encantan los blogs; desde que los descubrí, casi que dejé de leer literatura. Los blogs tienen esa cosa hermosa de saber que somos un grupo pequeño (y por tanto exclusivo) de idiotas que leemos la misma idiotez. Yo mismo me hice un blog, de tanto que me gustaban y porque son gratis, y sé que hay algunas personas que me leen seguido, porque siempre comentan mis escritos. Yo leo sus blogs, y la mayoría me gustan, pero no dejo comentarios porque nunca sé que poner. Y me gusta que me gusten sus blogs, porque eso significa que, si la gente que opino vale la pena, opina a su vez que yo valgo la pena, algo bien estaré haciendo.
Un trueno terrible, y el perro se pone a ladrar. A aullar en realidad. Me da pena, pobre, tan boludazo que es. Grita, y tira de la cuerda.
Mierda, la rompió; voy a correr antes de que rompa los malvones de mamá.

11 comentarios:

theremin dijo...

que bien huelen los malvones tras la lluvia.

guayi dijo...

yo con mis perdidas lingüísticas, que es un malvon...

que bueno es ver la lluvia por la ventana, es como estar en un mundo paralelo, pero sin mojarse!!!!
a mi me gusta leer los blog, pero también me gusta comentar, es increíble este mundo universal del blog.

safo dijo...

pobre perro! ni siquiera tiene un blog para contar lo sólo que está! pobrecito pobreciiito!

safo dijo...

jajajajajaj qué estúpida

La de Mameluco dijo...

Y nunca se te ocuurió pensar que imagen tenía el pobre perro de vos mientras lo mirabas por la ventana?
Beso y abrazo!

Mägo... dijo...

Me hubiera gustado poder escribir esto... concuerdo mucho con vos en la parte de los blogs... en especial en la parte de "dejé de leer literatura. Los blogs tienen esa cosa hermosa de saber que somos un grupo pequeño (y por tanto exclusivo) de idiotas que leemos la misma idiotez."
Pasaré pronto---

Un saludo...

estornudo dijo...

Mi perro es chihuaha, no rompe nada y duerme adentro. Ahora, mi hámster, ese sí que es un descontrolado. Mañana va a la marcha K.

Gala dijo...

Es buenísimo el universo blogístico que se va creando. Es mejor que los fotologs, nedie pasa y te dice "ffs gor", "besito", "que estés lemdo", "agregame" y esas pelotud... perdón por mi exabrupto.

Y tu perro es bastante turrín, porque ningún perro es tonto, si no quería mojarse se iba a la cucha, lo que quería es darte pena.

juanita* dijo...

Amo a los perros mas que los gatos... pero un gato se hubiera rebuscado para sobrevivir esa tormenta, no te parece? Los perros son re boludos pero cuanto los quiero. Me gusto la descripcion de la situacion del perro, me hizo acordar al mio que tanto quiero.

Seria bueno que relates esta historia tipo el Axolotl... describiendo al perro como te ve a vos y vos finalmente convirtiendote en el perro....

Mucha locura quizas...
en fin.

pd los blogs son lo maaaas

manuel "dorme" barros dijo...

Me gustaron caleta tus blogs.
Saludos

Berenizz dijo...

Pobre perro.
Me encantó la relfexión sobre los blogs, para mi son como una adicción, pero me encantan.

Besos!