martes, febrero 12, 2008

No es acá

Esto tendría que pasar en Buenos Aires, con lluvia, seguro. Es la única forma que esta amistad podría funcionar; no es natural verte así con este calor y este cielo despejado de Santiago. Vos y tus pies descalzos, una vereda que se limpia sin que nadie lo note, una remera de algodón pegándose al contorno de tus pezones. Te veo única e irrepetible, debajo de una lluvia que empapa tus dientes.
Yo no me mojo. Yo no estoy acá. Yo estoy quieto y sigo en Santiago con el calor y el aire seco. A vos te inunda un Buenos Aires húmedo y ajeno que te hace brillar la piel. Este abrazo infinito está uniendo dos plazas irreconciliables, y tu risa es la prueba más fuerte que tengo de ello.
Yo le digo “tu risa”, pero los dos sabemos que es una licencia poética. Porque tus labios cerrados y suaves se cierran sobre los míos, y son tus cejas las que se están riendo con ganas. Pero el lenguaje literal no aplica. ¿Cómo explicar literalmente este abrazo de 1500 kilómetros errados, este beso ficticio, tu presencia de aire en mis brazos?
Mejor que sea así, simple, sin días que corran. Que la lluvia nos enfríe y tirites, que el algodón se pegue a tus tetas y tus pezones se claven en mi carne. Que la lluvia gotee por tu nariz, y endulce este beso, que tu pelo se empape y mis dedos se enmarañen en su apelmazamiento.

Que las cosas se queden donde debieran estar al menos una vez a la semana.




Tema del día

9 comentarios:

La de Mameluco dijo...

Luego de leer este post sólo puedo emitir una expresión con una sensación muy rara, mezcla de tristeza y algún sentimiento lindo sin nombre: "Guauuu"

Víctor Hugo dijo...

Hola. Como suele pasar en estos casos, buscando algo x, llegué a tu blog. He leído este texto y me ha parecido una historia cercana. También escribí sobre algo similar hace unos meses.
En fin, cosas de navegación por la web a las 2:30 AM.
Saludos,

juanita* dijo...

Afortunadamente o desgraciadamente entiendo lo del abrazo a 1500 Kilometros y aun mas distancia: 5,218 Kilometros... pero afortunadamente nuestros corazones no miden distancias.

juanita* dijo...

Asique te gusta Le Mans? Tengo mucho de ellos. Mira vos, otra cosa en comun.

Ana Ortiz dijo...

Los besos tirados al viento se deben juntar en los Andes, se vendrá un deshielo?

Anónimo dijo...

traición, traición. acabo de escribir el mismo relato!

theremin dijo...

me hace acordar a mi novio el uruguayo. quiero llorar.

Víctor Hugo dijo...

Estimado: El link del cuento, que si bien insinúa algo similar, es distinto, sobre todo en la forma en que está narrado, es: http://angelesvhoc.blogspot.com/2007/09/historia-sudamericana.html

Otra cosa, según lo que veo en tú perfil, compartimos el gusto por esas dos pequeñas grandes pelis que son 25 watts y whisky.
Saludos,

Berenizz dijo...

"Que las cosas se queden donde debieran estar al menos una vez a la semana."

Me trae tantos recuerdos. Pero de esos lindos, como abrazos de reencuentro y paseos bajo la lluvia.