miércoles, octubre 31, 2007

Ironía

¿Cuánto tiempo estuvistes conmigo?
Desde que me acuerdo, estás en mis labios, cortando el viento de mis palabras. Eras mi amiga, poblando de sorna mis chistes, dándole un toque a mis comentarios de color. Estabas ahí cuando miraba por la ventana y juzgaba a la gente que no se daba cuenta que mi sonrisa se cernía contra ellos desde un colectivo.
Una relación larga, querida Ironía, y bastante bien llevada como para que me vengas a clavar este puñal por la espalda. Yo esperaba el dedo acusador de Tragedia, pero me encontré con tu sonrisa de siempre, mirando el cuchillo ensangrentado.
¿Qué si me lo merecía? ¡Claro que me lo merecía! No por nada sos mi amiga, Ironía. Parte de tu juego está en ver en retrospectiva y darme cuenta que todo es mi culpa. Bueno, todo no. La Virtud Ajena también ayudó bastante.

Pero no te voy a seguir el juego. No voy a sentarme a chupar naranjas y despotricar contra Virtud Ajena, cuando lo único que ella hace es volver a plantar el jardín que pisoteé. Y lo replantó como mil veces, ya. Y ahora que yo no estoy, el verde es mucho más verde, y los tallos parecen no necesitar guías, por lo gruesos y decididos que se perfilan.

Y pensar que yo creía que era el dueño de las semillas.
Qué ironía.

7 comentarios:

CABEZAS dijo...

che!

Anónimo dijo...

está demas decirle que salte del tejado y aplaste mis flores entonces...

Pajaron dijo...

lavida por lo general es super ironica, saludos señor u ngusto leerle (:

Langosta dijo...

que pasa?

Langosta dijo...

... hay otro blog al q no puedo entrar...

Berenizz dijo...

Asi es...

theremin dijo...

si no fueras aún tan amigo de la ironía yo no sería tu amiga.
Odio la gente a la que hay que explicarle todo.
Me encantó este texto. te juro que a veces te envidio un poco por como escribis...